Dom. Sep 26th, 2021

Un bebé prematuro de apenas 23 semanas de gestación, permaneció seis horas en un refrigerador antes de ser entregado a una funeraria, luego de que médicos lo dieran por muerto.

Vaya sorpresa la que se llevó un empleado de la funeraria, luego de ver qué el recién nacido se movía y lloraba, antes de ser preparado para entregarlo a sus familiares.

Ante la sorpresa el trabajador de la funeraria exigió atención médica inmediata para el pequeño. Los hechos se registraron en el Hospital «La Margarita», en Puebla.

Por editorial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *